Entrevistas

LOS LIBROS DE MI VIDA

 

Coia Valls

Háblanos de tu novela, La princesa de Jade. ¿Cómo surgió, cuándo y por qué?

Surgió hace tres años. Me gustan las novelas históricas, pero también las de aventuras y viajes.

Me fascina la idea de viajar en la totalidad de su concepción. El viaje como desplazamiento en el espacio y el tiempo y como metáfora de vida. Encontrar el secreto de la seda en una época tan remota y poco conocida me supuso un reto al que no quise renunciar.

¿Pudiste meter baza en la elección de la portada?

La portada es el resultado de muchos y variados factores, el autor es uno de ellos. En cierto modo, hay algo en ella que tienen que ver con lo que yo considero la esencia de la novela: la luz enigmática, la niebla y un horizonte incierto.

¿Qué tal con Sandra Bruna como agente? Dicen que es muy buena…

Sandra tiene toda mi confianza, fue la primera que creyó en mí y sigue haciéndolo.
¿Qué se siente al verte en una librería?

Una emoción muy especial y una gran responsabilidad. De alguna forma penetras en los rincones más íntimos de personas que desconoces y ocupas parte de su tiempo. Ese es un gran regalo.

¿Qué estás escribiendo ahora?

Ahora estoy volcada en la promoción de La princesa de jade. Disfruto mucho yendo a librerías, clubs de lectura, participando en charlas o presentaciones. Aprendo de todo y de todos.

Tengo empezadas dos novelas. Una juvenil que estoy segura que pegará fuerte y otra de adultos. Otra vez histórica, otra vez un viaje…

¿Te has presentado a muchos concursos? ¿Qué piensas de ellos? ¿Están amañados?

Sí, me he presentado a bastantes. Unos los he ganado, otros no. En cierto modo ayudan a ponerte las pilas. No sé si están o no amañados, supongo que de todo habrá como en cualquier otra disciplina.

¿Cómo descubriste tu vocación?

No tengo la sensación de descubrimiento. Siempre he escrito, escribo desde que recuerdo. Me ayuda a poner en orden las ideas a avanzar o profundizar a conocer y conocerme.

Pero sí hubo un antes y un después cuando me decidí a escribir con la intención de publicar. No es lo mismo escribir para ti que contar con un hipotético lector, para ello hay que ser muy exigente con uno mismo.
¿Qué escritores actuales sigues y valoras más?

Sigo a escritores como Jaume Benavente, Vargas Llosa, Xulio Ricardo Trigo, Marisa Madieri, Claudio Magris o Umberto Eco. Valoro la capacidad de construir historias en las que quedarte a vivir durante el tiempo que dura su lectura. La genialidad en la estructura, la profundidad en los personajes, la reflexión como elemento complementario.

¿A qué tipo de libros vuelves siempre para releer?

Los clásicos como Madame Bovary, Las mil y una noches, también los de Mercè Rodoreda, Marisa Madieri o Italo Calvino.

¿Qué crees que te diferencia del resto de escritores del panorama actual?

Sería pedante responder con seguridad a esta pregunta. Sé lo que intento. Intento ser precisa, asequible aunque rigurosa, intento contar con los lectores aunque explique la historia que yo quiero explicar. Y también, por encima de todo, intento que mis novelas estén bien construidas, que no sean una mera narración de andar por casa, quizás porque es el tipo de novelas que me gusta leer.

¿Estudias algo sobre métodos de escritura?

Sí. Estudio todo aquello que me cae en las manos; nunca acabamos de aprender. Estudio técnicas narrativas y estructurales. Estudio desde perspectivas distintas, me interesa en especial la perspectiva cinematográfica, su manera de construir una historia.

Define tu método de escritura en una frase.

Lo haré en unas pocas palabras: constancia, estudio, pasión y voluntad de trascender.

Cuando empezaste a escribir ¿Tenías en mente modelos literarios de escritores a los que querías imitar?
En mis prosas poéticas y relatos breves tuve una influencia clara de Mercè Rodoreda. Cuando me sumergí en la novela regresé a Alessandro Baricco, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir? ¿Alguna rutina establecida o te basas en la inspiración del momento?

No tengo demasiadas manías. Prefiero trabajar con luz de día, necesito silencio absoluto.

Sigo aquella máxima, que creo dijo Picasso: “Si me visita la inspiración, que me encuentre trabajando”

¿Cómo es tu proceso de corrección?

Mi proceso de corrección suele ser a posteriori. Intento no interrumpir demasiado el ritmo de escritura, ello iría en detrimento de la tensión narrativa. Suelo corregir un día lo que escribí el anterior. La idea es poner la distancia necesaria. El mismo método aplico a la corrección de la novela una vez finalizado el proceso de escritura. Dejarla reposar me funciona.

Soy muy exigente conmigo misma.

¿Cual es la frase o párrafo que más te ha dolido suprimir en alguno de tus escritos?

No recuerdo ninguno en particular, pero si el proceso de simplificación. El esfuerzo por llegar a la palabra justa sin necesidad de ser acompañada por excesivos calificativos. Ha sido un trabajo lento pero del que me siento orgullosa.

¿Aceptas la crítica? ¿Cómo te afecta en tu siguiente trabajo?

Acepto la crítica siempre que sea constructiva y venga de alguien con suficiente autoridad para hacerla. Destruir, o intentarlo, es demasiado fácil.

Supongo que sí, además de la opinión de los lectores, la crítica es buena te da un plus de confianza en tu próximo trabajo. Pero nunca condicionaría lo uno a lo otro

¿Qué tipo de libros te gusta leer?
Me gustan los libros de viajes, los libros de historia y los libros que nos cuentan historias. No está tanto en el tema a tratar sino en la construcción del mundo que se me propone.

¿Cuánto de ti hay en tus personajes? ¿Con cuál te identificas más?

En mi novela La princesa de jade hay una batería de personajes considerable. No hay ninguno que me refleje en su totalidad, pero si hay pinceladas mías en cada uno de ellos. Me identifico, especialmente, con los más curiosos, aventureros, observadores… Soy bastante caleidoscópica.

Y si he dejado algo que quieras mencionar, aprovecha la ocasión y cuéntanoslo.

Quizás decir que me siento muy satisfecha por la acogida que los lectores han dado a mi novela, que espero seguir contando con su aprobación. En enero de 2011 sale en castellano en la editorial Suma de Letras; se me concede una nueva oportunidad que espero aprovechar.

Agradezco este espacio en el que se me permite acercarme a los lectores acortando distancias.

 

Entrevista de Pedro Llamedo en Los libros de mi vida

(domingo, 19 diciembre 2010)

Anuncios